Posted by : - Bella - 28.11.15




Cuando estoy metida de lleno en un libro (normalmente me suele pasar con las sagas) en el que me encanta el mundo, el argumento y sobre todo los personajes... las ganas de soltarlo cada vez que tengo que hacer algo son nulas. De hecho me paso la mayor parte del tiempo deseando estar sola para ponerme a leer. Entonces claro, me fastidia por ejemplo tener que bajar del metro (que es cuando puedo leer normalmente) porque eso significa dejar de leer. O hay veces que el típico conocido cotilla te está contando su vida justo en el momento en que te entran esas ganas pasmosas de seguir con tu libro porque es en lo único que piensas.

Y mientras te cuenta que si ha ligado con el del quinto o se va de farra el mes que viene, a ti todo eso te importa más bien poco. Estás deseando decirle "no es por nada pero... que me quiero ir, ¿eh?" y no dejas de pensar en si el protagonista sobrevivirá un par de páginas más o si se besarán no se qué personajes secundarios. Hay veces que te toca ese tipo de libros en los que no dejas de pensar hasta que no te los terminas... ¿no?

{ 1 comentarios... lee más abajo o deja el tuyo :) }

  1. ¡Hola! Jaja si que es verdad que cuando más ganas tienes de leer es cuando no puedes hacerlo xD leer en el metro es un fastidio.
    Un beso, me quedo por aquí :)

    ResponderEliminar

- Copyright © Las reglas del lector - Blogger Templates - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -